Thursday, August 03, 2006

Persuasión ligera, superficial, no esencial

Ismael Carvallo

1. El artículo de Sefchovich nos ofrece una serie de opiniones (que no tesis), cifradas en un acusado tono literario, en virtud de las cuales se hacen patentes las dificultades que encuentra la autora para lograr algún grado de entendimiento (¿Cómo entender?, se pregunta el rótulo de su artículo) sobre la tensa coyuntura post-electoral.

2. El problema que encuentro en sus opiniones (que no tesis) es que es imposible "entender" desde qué coordenadas busca ceñir la autora la sindéresis mediante cuya dialéctica busca ella dilucidar una cuestión que sólo puede ser entendida, tal es mi tesis, desde coordenadas bien precisas, a saber: las coordenadas históricas y políticas. En efecto, Sefchovich nos ofrece un conjunto de opiniones (que no tesis) con una dispersión objetiva que hace imposible ver lo que desde coordenadas "estrictamente políticas" define la cuestión: la necesidad inminente de realizar un recuento, voto por voto, de las boletas electorales. Punto. Al no entrar en el terreno de la dialéctica política, para abordar la cuestión desde el terreno de los problemas viales, sociales, psicológicos, etc., Sefchovich, así nos parece, se sale por la tangente.

3. Diremos entonces que estas opiniones (que no tesis) nos recuerdan lo que, bajo el título de "Refutaciones de los sofistas", aparece en el Organón de Aristóteles. En este libro se distinguen las refutaciones (argumentos) de naturaleza dialéctica y las refutaciones (argumentos) de naturaleza sofística (paralogismos, argumentos retóricos, es decir, que buscan la persuasión o disuasión fácil, etc.). El método de refutación dialéctica es el que se atiene a la estructura esencial y escala específica de la argumentación opuesta, engranando con ella y determinando la contradicción entre sus componentes y su estructura. El método de refutación sofístico, en lugar de mantenerse en el terreno específico de la cuestión, en cualquiera de sus canalizaciones (el terreno de las coordenadas políticas en nuestro caso, es decir, en el voto por voto), opta por evadirse de él, derivando hacia composiciones genéricas, oblicuas y carentes de pertinencia esencial, pero suficientes para lograr una victoria retórica mediante la persuasión o disuasión ligera, superficial, no esencial: "Lo veo y no lo creo", "Lo veo y no lo creo", "Lo veo y lo estoy viviendo y no lo creo".

_____________
Señora Sefchovich,
Échese ese trompo a la uña.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home