Tuesday, July 25, 2006

Carlos Marín: contraopinión

Le escribo en relación con su columna del 24 de juliode 2006. Asegura usted que la demanda de clarificar la elecciónes un “descabellado perlario de pretextos para desacreditar la elección presidencial”. Como no ofrece argumento alguno para sostener su aserto y sólo se remite a una entrevista periodística de AMLO en la que afirma que el fraude fue “a la antigüita”, no hay mucho que rebatirle.

Pero hay que recordarle que el hecho de que las actas correspondan con los números del PREP –lo cual, por cierto, no es el caso, como han demostrado varios científicos a los que, por lo visto, usted no ha escuchado– no significa que no haya fraude, por el contrario, incrementa la sospecha. El alegato, que parece desconocer usted, es que se modificaron las actas de escrutinio y cómputo; que éstas no contabilizan realmente la votación efectiva. La negativa recurrente en muchos distritos electorales a recontar los votos es, cuando menos, indicativa de que algo se oculta. El que nada debe nada teme.

Por lo visto, usted tampoco escucha a sus defendidos, quienes ya han abandonado por fútil el argumento de que se quiere culpar al casi millón de ciudadanos que asistieron en calidad de funcionarios de casilla.

Las equivocaciones, traspiés, errores y, si usted quiere, la ingratitud de amlo para con los representantes de casilla, no invalida, tampoco, los testimonios de muchos representantes a quienes les ofrecieron dinero y no poco, a cambio de hacerse de la vista gorda. No se puede acusar a nadie si no hay elementos, pero la estrategia se echó a andar en varios estados: Guanajuato, San Luis Potosí, NuevoLeón, Jalisco. Probablemente no crea en esos testimonios y sean también producto de la “imaginación” de amlo, pero existen. Ni modo. Sería ingenuo pensar que nadie se dobló.

Asegura usted que AMLO “no es un demócrata” por no aceptar el resultado. Por supuesto lo contrapone a los“derechosos”, a quienes implícitamente les reconoce lo“demócrata”. Sería bueno conocer su definición de democracia.

Sorprende que afirme que amlo puede “recobrar la sensatez” y reconocer que los resultados son fieles a las actas. Vaya lógica: la elección fue limpia porque las actas se corresponden consigo mismas. Ni hablar, Calderón presidente. El caso, señor, es que las actas no corresponden con los votos emitidos. Además, se le olvida lo que escribió párrafos antes: amlo ya lo reconoció. Pero, de nuevo, eso no invalida que las irregularidades efectivas no avalan la elección.

Su párrafo final es incomprensible: ¿amlo no le corresponde a “Elenita y, además, lo sabe él mismo”?

Y, ya entrados en confianzas –supongo que el diminutivo es porque goza de la confianza de“Elenita”. Una última cosa, carlitos: lo felicito por el nombre de su columna; al leerla, efectivamente asiste uno a un atraco a la razón, con la alevosía que le otorga el medio en el que escribe y le permite ventilar sus varias maneras de atracarla.

Atentamente,

Alberto Schneider.

1 Comments:

At 11:03 PM, Blogger yo4rker said...

Here are some links that I believe will be interested

 

Post a Comment

<< Home